héroes de la patria

En un capítulo de la serie South Park, la estatua de Abraham Lincoln que hay en Washington cobra vida y comienza a destruir la ciudad, para detenerlo crean un John Wilkes de iguales dimensiones que le pega un disparo en la nuca y así acaba con el Lincoln destructor. Sin duda es una escena hilarante.

En cambio, allá por 1984 el niño que tenía a mi lado en la escuela primaria se puso a calcar, de una moneda de diez pesos, el perfil de Miguel Hidalgo ─considerado por la historia oficial mexicana «el padre de la patria»─ y me reí porque la nariz era algo desproporcionada con respecto a la frente del hombre. Quizá fue una risa sin malicia, pero el mocoso compañero de pupitre ofendido me dijo: ¡te estás riendo de Hidalgo! ¡Te va a castigar Dios! Su amenaza la sentí como una condena a muerte.

                        

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s